Buscar

Responde a tus estudiantes de una manera positiva en tres pasos: Reconoce | Conecta | Enseña

Actualizado: jul 5

Era un día normal en mi rutina como profesora de preescolar. Todo se veía bastante tranquilo y como suele esperarse después de la siesta, los niños estaban jugando en la zona de legos. Habían comido y estaban esperando listos la hora de ir al baño. Yo estaba preparándome para ir a nuestra siguiente rutina diaria, cuando sorpresivamente uno de mis nuevos alumnos saltó por encima de otro estudiante y lo mordió.


Descarga nuestro poster para recordar cómo responder positivamente y nuestros separadores de libros para colorear al final!


La escena se llevó a cabo en cuestión de segundos, en el momento en que ví lo sucedido alcé mi voz a un tono más fuerte del que me hubiera gustado usar y le pedí al niño que se detuviera. No me sentí para nada orgullosa de la manera tan esporádica en la que reaccioné. Me acerqué lo más pronto posible mientras su compañero también le estaba pidiendo que se detuviera. Yo estaba muy desconcertada pues era la primera vez que algo así ocurría en mi salón de clase.


Aunque funcionó y el niño se detuvo, las dos partes involucradas estaban molestas, sorprendidas y heridas. Yo por mi parte seguía estupefacta de haber observado una mordedura a esa edad y he de admitir que también estaba molesta por no haber intervenido en la situación a tiempo.


Después de haber brindado los primeros auxilios requeridos, me acerqué a hablar con ambos estudiantes.


La verdad es que a todos nos puede pasar un accidente así en cualquier momento, y ninguna persona es perfecta para saber cómo reaccionar sin equivocarse.


Es por eso que he decidido presentar ante ustedes mi más reciente recopilación de consejos y estrategias que les ayudarán a enfrentarse y prepararse ante situaciones de este nivel.


Antes que nada, quiero mencionar lo importante que es tener en cuenta la personalidad de cada estudiante, pues como sabemos cada persona tiene experiencias y contextos diferentes, por tanto, se necesita práctica y paciencia para ver el progreso de resolución de conflictos en el salón. Recordemos que aunque no somos sus padres somos sus facilitadores en el camino del aprendizaje, pues es una experiencia compartida entre la familia y los profesores.


Sin más que añadir, esto es lo que apliqué para ser una profesora positiva:


Como responder a tus estudiantes de una manera positiva en tres pasos:

Reconocer, Conectar y Enseñar.





1. Reconocer


El primer paso para cambiar el comportamiento del estudiante es reconocer lo que está sintiendo. Es recomendable ponerse a la altura de los ojos y preguntarle directamente cómo se siente o qué es lo que quiere hacer. Si no reconoce la emoción puede nómbrasela para ayudarlo a identificarla. Aquí algunos ejemplos:

  • Veo que estás tratando de jugar con Juan. ¿Quieres jugar con él?

  • Veo que estás tomando del brazo fuertemente a tu amigo mientras estas en el rodadero. ¿Te estas sintiendo realmente frustrada?

  • Veo que estás molesto porque es hora de irnos al salón. ¿ Te sientes triste porque se acabo el recreo?

Escuche su respuesta y luego empaticé con él. Puedes decir cosas como “también me he sentido así antes” o “entiendo que te sientas de esa manera”. Este tipo de estrategias ayuda a los estudiantes a expresar sus emociones verbalmente y a construir una base saludable para saber cómo manejarlas.




2. Conectar


Si le pedimos al niño que cambie su comportamiento, lo más probable es que no coopere y se repita el mismo patrón. Por eso es importante conectar con él. Es indispensable demostrarle al estudiante que uno lo acepta como una persona que tiene grandes emociones, pero eso no significa que uno acepte el comportamiento de daño hacia los demás.  Aquí algunos ejemplos:


  • Es difícil esperar, sé que estas frustrado. Para mí también es difícil esperar ¿Te gustaría pisotear como un elefante?    

  • Sé que estas muy estresado ¿ Qué tal un abrazo? ( Los abrazos de las familias protegen y calman el estrés además de ayudar al niño a conectar y sentirse seguro. Pero para uno como profesor es mejor consultar si es adecuado abrazar o no)Una alternativa de abrazar puede ser frotar la espalda del niño a modo de calma.

  • También pueden respirar o hacer movimientos de animales juntos.

  • Invitar a sacar su frustración a través de golpear una almohada.

  • Y por último, es una buena estrategia el mandarlo a colorear, pues estabiliza las emociones.

Lo importante de conectar es demostrarle que esta con una persona que lo entiende y lo apoya, ayudando así a que las conexiones de su cerebro inmaduro se desarrollen mejor.





3. Enseñar


Después de que la persona esta más tranquila, es momento de enseñar, ya que su cerebro estará receptivo. Ahora que el estudiante ha sido reconocido o reconocida y se siente conectado con usted, este es el momento en que se le debe enseñar lo que puede hacer la próxima vez.  Aquí algunos ejemplos:

  • “¿Qué crees que pasaría si siempre estuviéramos mordiendo a nuestros amigos alrededor cuando nos sentimos frustrados?”

  • “¿Qué pasa si alguien te muerde mientras estas jugando?”

  • “Ahora ya sabes lo que hay que hacer cuando nos sentimos frustrados, y sé que lo recordarás la próxima vez”

A veces, reconocer, conectar y enseñar son intercambiables y no necesariamente en el mismo orden. No se preocupe, por más de que la situación parezca difícil nuestra meta es cambiar su comportamiento sin amenazas o miedos, recuerda, nuestro rol es ser el facilitador, respire, actúe y déjelo ir. De esta manera el estudiante empoderado aprenderá a manejar sus emociones a largo plazo.


¡Practica estos tres pasos que siempre funcionaron en mi salón de clase!


Descarga nuestro poster para recordar cómo responder positivamente y nuestros separadores de libros para colorear.


Responde Positivamente
.pdf
Download PDF • 773KB
Bookmarks Responde Positivamente
.pdf
Download PDF • 298KB


161 vistas

(612) 453-1897

  • Facebook
  • Pinterest
  • Instagram

©2020 by Elze Online.